21 de abril de 2012

Aitor Nieto, profeta en su tierra


Juanca Rodríguez hizo aparición escoltado por su entrenador, el campeón David Quiñonero, y Aitor Nieto fue recibido en pie por la afición que llevaba mucho tiempo esperando este momento. Realizadas las presentaciones y dejada atrás toda la parafernalia reglamentaria, el silencio se apodera de la sala y ambos protagonistas quedan solos ante su destino.

El respeto entre ambos se aprecia desde el primer segundo. Los primeros minutos son de tanteo, se va macerando el combate. Juanca se muestra más activo, como es norma en él, utilizando su jab y lanzado algún 1-2 para conocer el estado de su rival. Nieto se mantiene firme en defensa y aprovecha alguna contra para salir, mostrando su dominio de la táctica. No se apura, espera el momento.

Y este llega. Un tremendo upper alcanza a Juanca y le hace trastabillarse. La afición se echa encima. El asturiano mantiene su dominio, utiliza su movilidad para agrandarse en el ring. Terminando el round conecta una tremebunda derecha. El mallorquín se nota afectado, pero en ningún momento su mirada pierde la firmeza sobre su rival. Juanca es un árbol duro de talar.

No sólo eso, sino que empieza a ofrecer sus mejores minutos. Sale fuerte y toma el centro del cuadrilátero, persigue a su rival hasta la extenuación y busca arrinconarlo. Aitor mantiene su habitual serenidad y desde su atalaya lanza golpes selectivos para frenar las acometidas de Juancar. Ahora podemos apreciar un combate en el que ambos muestran sus virtudes y diferentes armas.

El pleito se mantiene en esta tesitura, con interesantes intercambios entre uno y otro. El pupilo de Quiñonero está muy activo e incómodo para Aitor, quien saca gran rentabilidad de su izquierda, de la que hace uso como un selectivo francotirador. Evita entrar en los intercambios que busca Juanca, quien sigue insistente sobre el asturiano tratando de impedir que se apoye y pueda conectar.

En el último asalto, el balear se lanza sobre su rival buscando el hueco por el que finalizarlo, trabajando bien el cuerpo, pero el ‘Diamante’ se mantiene firme y sigue teniendo una gran puntería. Juanca conecta alguna buena derecha, pero no es suficiente para inquietar a Aitor, quien ya se siente ganador. El veredicto de las tarjetas le da la razón entre el júbilo de la afición.


Aitor Nieto triunfó en Oviedo y sigue en vía ascendente en el pugilismo rentado. Los buenos aficionados esperan que noches como esta sean más habituales, pues como se ha podido apreciar, estos eventos siempre serán respaldados por los amantes y seguidores de las 16 cuerdas por muchas que sean las trabas. Hay cosas con las que no se puede luchar.

fuente: BoxeoTotal

No hay comentarios:

Publicar un comentario