29 de noviembre de 2013

El gran momento del boxeo asturiano

Por Néstor Domínguez.-
El pasado viernes, en Gijón, el boxeador profesional asturiano Aitor Nieto conquistaba el título nacional del peso welter. Histórico resultado que ponía punto y final a una sequía de más de tres décadas durante las que ningún púgil de nuestra comunidad consiguió tan importante y respetado cinturón.

Aitor Nieto, al que apodan "El Diamante, es el claro ejemplo de la nueva realidad que vive el boxeo en España, y más concreto en Asturias. Deportista sobresaliente, lleva más de media vida en un gimnasio trabajando duro y cuidándose. Con más de 70 combates en su palmarés, Nieto, es un producto hecho en Asturias desde sus inicios hasta la culminación del Campeonato de España frente a José del Río.

La nueva imagen del boxeo convierte a este deporte en algo mucho más moderno y actual, acorde a la época en la que vivimos. Atrás ha quedado la imagen maldita de una actividad que con el paso de los últimos años se ha revindicado a si misma y que ya forma parte de la nómina de actividades de la mayor parte de los gimnasios que existen en el Principado. Una ingente cantidad de jóvenes técnicos y trabajadores del boxeo han potenciado esta necesaria renovación de un deporte que había estado abandonada en el ostracismo bajo una careta vieja y desfasada.

Uno de los indicadores claros de este buen momento del pugilismo asturiano es el boxeo amateur. Con un buen número de licencias y un mejor ramillete de deportistas destacados, Asturias ha registrado notables resultados en los campeonatos nacionales de los últimos años tanto en categorías cadete, junior y féminas, como en categoría élite. Y eso es fruto del buen trabajo de todos los clubes y entrenadores que luchan por este deporte desde hace tiempo. El gran estandarte del boxeo amateur en Asturias es Jonathan Alonso, quien representó a España en los últimos Juegos Olímpicos. Pero también hay otros como el avilesino Héctor Brea, actual campeón nacional del peso ligero.

Y si nos referimos al campo del boxeo profesional, aún el cambio es más notable debido a que hay más púgiles asturianos en el boxeo rentado que nunca. La nueva ola de boxeadores profesionales con la que nos estamos encontrando, permitirán que el éxito de Aitor Nieto sea el primero de muchos, algo que tendrán que apoyar incondicionalmente los aficionados que a día de hoy están demostrando apostar por este deporte de manera clara.

Esta dinámica positiva se ve reflejada en el número de veladas y en la diversidad de plazas repartidas por todo nuestro territorio a la hora de organizar y promover los eventos. Desde luego, la gran capital del boxeo asturiano es Gijón. El Palacio de Deportes se ha convertido en la nueva catedral del pugilismo astur. En Gijón se están organizando los mejores eventos y es donde la afición responde de manera multitudinaria. La gran prueba la vivimos el pasado viernes con cerca de tres mil personas disfrutando del "VI Memorial Jesús Piquero".

También tenemos que destacar la actividad constante que desde hace años se está llevando a cabo en Avilés, una localidad que siempre ha estado muy ligada al mundo del boxeo. Y de un tiempo a esta parte, Oviedo asiste a su particular resurrección pugilística. En las últimas dos temporadas se han empezado a ver buenos eventos en la capital y creo que pronto podría situarse a la altura de Gijón ofreciendo así una alternativa para que todavía se puedan llevar a cabo más eventos. Otro pulmón importante lo situamos en las cuencas, con bastante actividad en la actualidad y como no, lugares como Lugones, Trubia o Grao donde el boxeo también está muy presente.

Con esta situación el número de veladas en el Principado es realmente alto, sobre todo si tenemos como referencia el ritmo de otros puntos del país. Esta situación hace que el circuito y las posibilidades de competición sean muchas lo que a su vez desemboca en una gran nómina de púgiles y un alto nivel por su parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario