11 de diciembre de 2013

Aitor Nieto peleará en febrero en Gijón, y en abril en Oviedo

fotos: Montse Castillo
Por Javier Fernández.-
–Hacía más de tres décadas que un asturiano no ganaba el campeonato de España. Enhorabuena, ¿cómo se siente?
–Muy bien, estoy muy contento. Hacía 31 años que un asturiano no ganaba y ser yo el que lo ha conseguido es muy emotivo.
–¿El combate fue duro? Ganó a los puntos, pero hubo un momento en el que rozó el KO.
–Sabía que José del Río venía muy preparado y además no estoy acostumbrado a boxear con rivales zurdos. Estaba seguro de que en los primeros seis asaltos íbamos a estar a la par y a partir de ahí se iba a ver el fondo de cada uno y quien había entrenado más. Mi estrategia era meter presión en el séptimo o el octavo y, si lo cogía en algún golpe, lograr un KO. En el octavo lo cogí con una serie y se mareó. Me lancé a por el KO, pero sonó la campana. En la esquina mi entrenador me dijo: ‘Aitor llevamos el combate ganado, vamos a bailar, a mover las piernas para que no nos coja’. Los dos últimos asaltos los pasé evitando que me alcanzase.
–Suena a que llevaba el combate muy preparado
–Llevaba preparándolo más de un mes y viendo vídeos del rival. Además, en abril estuve haciendo guantes con él en Mallorca y le cogí el truco.
–Pero eso implica que él podría haberle cogido el truco a usted, ¿no?
–También, pero yo no tengo vídeos en YouTube, por ejemplo. Sólo algunos de cuando empezaba. No me gusta.
–¿Para que los rivales no puedan adaptarse a su estilo?
–No los quiero tener para que no sepan cómo boxeo, que se lleven la sorpresa arriba [en el ring]. Tenía el combate estudiado y había estado más de un mes entrenando con zurdos.
–Supongo que boxear en casa supuso un punto a su favor
–Sí, yo soy de Oviedo pero Gijón es también Asturias, así que estaba en casa. Me arropó mucha gente, más de 3.000 personas. Desde que salí por el túnel hasta que llegué al ring… Todos en pie, gritando mi nombre y mi canción favorita sonando… Fue muy emotivo y estoy muy contento y orgulloso del combate que me salió.
–Ahora que habla del túnel, ¿cómo se viven los momentos previos a la pelea?
–¡Buah! (Resopla) Con muchos nervios. Te están presentando y sientes la excitación de la grada. Tienes ganas de subir al ring, una vez allí yo estoy como en el sofá de mi casa.
–¿Y cuando vuelve al túnel tras la pelea?
–Estuve una hora haciendo fotos con la gente frente al photocall de patrocinadores. Luego fui al vestuario a hacer la prueba médica que vigila que no nos dopemos y luego a casa y a celebrarlo con los amigos.
–¿Cree que su victoria puede impulsar el boxeo en Asturias?
–Quiero que el boxeo vuelva a ser lo que era hace años porque, al fin al cabo, en este deporte no te vas a hacer rico. Gracias a este campeonato se está consiguiendo.
–¿Hay cantera en el Principado?
–Sí. Asturias es tierra de campeones. Somos gente dura, cabezona, que entrena y entrena y no para hasta que consigue lo que quiere. Por eso es bueno fomentar este deporte porque en Oviedo, Gijón, Avilés… hay campeones.
–Hablaba antes de que en este deporte no se puede hacer rico, ¿se puede vivir del boxeo?
–No. A mí me están yendo bien las cosas y no me quejo. Pero no está bien pagado, como si ocurre en países como Alemania donde un amateur cobra 600 euros. Aquí 50.
–¿Por combate?
–Sí. Puedes ir a EE UU, Alemania u otros países europeos y el boxeo no sólo está mejor pagado, es que aquí está mal visto.
–¿Cuesta encontrar patrocinadores?
–Mucho.
–¿Las instituciones dan apoyo?
–No, los ayuntamientos te dejan los polideportivos y poco más.
–¿Por qué cree que está mal visto el boxeo?
–Porque la gente piensa que es un deporte violento. Una vez hablé con una cadena de televisión para que viniesen un combate y me dijeron que el boxeo y los toros no los iban a grabar. Me quedé a cuadros.
–Sin embargo, en otros países es un deporte con mucho seguimiento.
–Aquí también hay mucha afición y lo que hace falta son más combates como el campeonato de España, en los que un boxeador de la casa salga para arriba. Como ocurrió con Fernando Alonso. Nadie veía la Fórmula 1 y desde que salió él la ve todo el mundo.
–¿A qué más se dedica a parte de a competir?
–Doy clases de boxeo. Vivo de ello y de los combates. Ahora que soy campeón de España gano más porque pongo el título en juego.
–Decía que este deporte está mal visto, ¿ha tenido algún problema familiar?
–No, no, no. Mi familia me apoya en todo, va a todas las veladas, les encanta y siempre están ahí animándome.
–¿Alguna vez ha recibido una reacción desagradable cuando dice que es boxeador?
–No, no. ¡Qué va! Hay gente a la que no le gusta este deporte y dice: ‘Tienes que dejarlo que los golpes en la cabeza no son buenos, acabas loco’. Pero hay mucho loco por la calle que nunca ha boxeado.
–¿Cuáles son sus ídolos y por qué se hizo boxeador?
–Mi ídolo es Bruce Lee, porque de pequeño me encantaban sus películas y como actor también me gusta mucho Clint Eastwood, por cierto. Como boxeador Muhammad Ali. Yo empecé con 16 años en la escuela de Gitano Jiménez, a quien conocía mi padre, y después de 8 años me fui a Lugones con Aragón Ríos. De ahí al Tibet con Borja Álvarez, que es mi actual entrenador- Esto fue 4 años atrás y hace poco más de dos pasé a profesional. En total, hasta el día de hoy, 29 combates ‘amateur’, 24 neoprofesionales y 13 profesionales (11 victorias, 6 por KO y 2 derrotas). Este año he ganado el título Latino WBF y el campeonato de España.
–¿Cómo se decide por hacerse profesional?
–Fue muy duro. Los nervios que te entran, todo el entrenamiento, tener que hacer dieta… Estar trabajando muy duro y subirse a la báscula y ver que aún estás uno o dos kilos por encima del peso… Te dan ganas de llorar. Yo desde pequeño sabía que iba a ser boxeador y cuando pasé a profesional me lo pensé mucho. Pero luego ves que vas ganando combates y que vales y te decides a ir por el campeonato de España. Entrenando duro y con mucho sacrificio me ha salido bien. 
–Cuando en verano salen los entrenamientos físicos de pretemporada de los equipos de fútbol a usted le dará la risa.
–Yo me mato a entrenar. ¿Sabes lo que es entrenar cuatro horas diarias? Haces dos de físico por la mañana, acabas roto, vas a casa a comer y cuando te das cuenta, a las 5 de la tarde, tienes que volver a ponerte en marcha. Otras dos horas a guantear, hacer comba, saco, de todo.
–¿Por qué le compensa?
–Porque creo que algún día me llamarán para boxear por algún título importante y me llevaré una bolsa buena. Yo quiero, ya estoy ahorrando dinero, montar un gimnasio en Oviedo. Una escuela para que salgan futuros campeones.
–¿De quién se acordó cuando le pusieron el cinturón de campeón?
–En primer lugar se lo dedico a mi madre porque es la que siempre está ahí, la que me hace las dietas, la que más lo sufre, la que más se preocupa… todo. Luego a mi entrenador Borja, a mi preparador físico Juan del Valle, a Néstor Domínguez, que es la cabeza del equipo y organiza las veladas, y a Eder Álvarez, que es mi mejor amigo y mi mano derecha.
–Hablaba antes de poner el título en juego, ¿qué le espera en el futuro?
–En febrero organizaremos la ‘Velada Ciudad de Gijón’, en el Palacio de los Deportes. Aún no se la fecha exacta ni el rival pero será un combate a seis asaltos. Y en marzo o abril pondré el título en juego en el Palacio de los Deportes de Oviedo y el rival lo marcará la Federación Española. En estos momentos estoy segundo en el ranking, porque el primero es el campeón de Europa y pelearé con quien esté situado detrás de mí.
–¿Ha pensado ya en el asalto al título europeo?
–Primero tengo que hacer una defensa del título y luego podré hacerlo.
–¿Tiene ganas?
–Sí, sí. Me veo con ganas porque hasta los 34 o los 35 años voy a seguir boxeando, o sea, hasta que el cuerpo aguante. Yo soy un chico muy sano, ni fumo ni bebo. Me cuido mucho y creo que voy a tener físico para bastante tiempo.

2 comentarios:

  1. ESPERO K TE ACUERDES DE TUS ANTIGUAS AMIGAS

    ResponderEliminar
  2. ESPERO K TE ACUERDES DE TUS ANTIGUAS AMIGAS BSOS

    ResponderEliminar