13 de febrero de 2014

Un gancho con jaque a la reina

* El púgil gijonés, que debuta este mes como profesional, participó en la única velada de la modalidad que aúna boxeo y ajedrez celebrada en España
* David Estrada es uno de los pocos españoles que ha disputado un combate de chess boxing

Es uno de los pocos deportistas que en España, y en el mundo, han llegado a practicar chess boxing, una modalidad deportiva de reciente creación que aúna, como su nombre apunta, el ajedrez y el boxeo. «Es un deporte que rompe el mito de que el pensar y el boxeo no van juntos, que desmitifica que el boxeo es un deporte tosco», apunta David Estrada, un gijonés que participó en la única velada de chess boxing que se ha celebrado en España. La cita fue en Salamanca ante un leonés, Jonathan Rodríguez, que a la postre se convirtió en subcampeón mundial de chess boxing. Aquella velada fue todo un éxito. Se celebró al aire libre y fue numeroso el público que no quiso perderse el acontecimiento. En la plaza Mayor salmantina, distintos boxeadores disputaron los combates allá por 2009.

En su modalidad oficial, se disputan once 'rounds', que alternan boxeo y ajedrez. Cuatro minutos para los 68 escaques y tres para el ring propiamente dicho, con asaltos de tres minutos. En Salamanca, fueron cinco asaltos de dos minutos los de boxeo y, «entre asalto y asalto, cuatro minutos de ajedrez», recuerda David Estrada (Gijón, 24 de septiembre de 1985).

«Estaba yo tranquilamente en casa -rememora David- cuando nos llamaron y nos ofrecieron participar en aquella velada». «Me pareció bastante divertido, después de liarte a palos parar para jugar al ajedrez», bromea este gijonés, que no lo dudó y se preparó para este original enfrentamiento. Tuvo hasta que bajar de peso porque el ofrecimiento era para un combate en la categoría de 73 kilos, «y yo pesaba bastante más entonces».

Una vez allí, en Salamanca, la experiencia resultó «muy positiva». «Estuvo muy bien, había mucha gente», destaca David Estrada, que acabó perdiendo ante Jonathan Rodríguez. «En ajedrez, él era muy bueno. Y yo iba con lo básico», explica. Y es que en esta modalidad hay tres formas de hacerse con la victoria: por KO, jaque mate o una decisión tomada por los jueces cuando el tiempo se ha agotado. En aquella ocasión, David cedió ante el jaque mate.

«Fue un poco raro -reconoce este gijonés- porque, después de boxear, te quitabas los guantes y el casco y te sentabas a jugar una partida de ajedrez, con toda la fatiga de la pelea». Aun así, la experiencia, aunque no ha vuelto a vivirla, le gustó.

«Estaría bien repetir», apunta, si bien matiza que ahora su camino profesional ha emprendido una nueva vía. David Estrada debutará a finales de este mes como boxeador profesional. Será en su Gijón natal, en una velada, el día 28 de este mes, en la que, además, se rendirá homenaje a Poli Díaz y en la que tomará parte Aitor 'Diamante' Nieto, vigente campeón de España en peso welter. Un inminente debut que pondrá el punto y seguido a una carrera en los deportes de contacto que David iniciaba cuando tenía 13 años.

«Empecé a practicar full contact y el kick boxing y, después, comencé a ir a competiciones con quince», detalla. No le fue nada mal. Ganó varios campeonatos de España y en 2010 se hizo con la medalla de bronce en el Campeonato del Mundo de full contact en Grecia. Siempre de la mano de su entrenador desde que inició su andadura en estos deportes, Chus Prado.

«Pensar rápido»
Ahora, apura los días que le quedan para debutar como profesional y recuerda que los «grandes campeones de boxeo son estrategas puros y duros. Darse de palos, todo el mundo sabe, pero boxear es algo más complicado. Hay que pensar. Y hacerlo muy rápido, Hay que pegar y que no te peguen, reaccionar rápido y tomar decisiones casi sin tiempo».

Tiempo, además, es lo que no le sobra a David. Compagina su trabajo, en el sector de la seguridad, con los entrenamientos y combates. Dedica unas cinco horas a pulir sus golpes, a mejorar su técnica y preparación física. Dos horas y media por la mañana y otras tantas por la tarde, en el Centro Deportivo Gijón.

Y mientras llega el momento de su estreno como profesional, en su historial siempre quedará el hito de haber sido uno de los pioneros del chess boxing, una disciplina cuyo concepto inicial había sido imaginado en 1992 por el dibujante de cómics Enki Bilal. Idea que Iepe Rubingh se encargó de llevar a la práctica en la primavera del 2003. Modalidad controlada por la Organización Mundial de Ajedrez Boxeo (WCBO, por sus siglas en inglés), celebró su primer mundial en Ámsterdam, en 2003, con Rubingh. como campeón. El primer Europeo se llevó a cabo dos años después, en Berlín, donde Tihomir Titschko, de Bulgaria, derrotó al alemán Andreas Schneider.

No hay comentarios:

Publicar un comentario