10 de agosto de 2014

Punky Iglesias casi logra el campeonato de España

Daniel Areces.-
El gallego Xesús Ferreiro “Cachorro” retuvo por primera vez su título nacional supermedio al vencer a los puntos al asturiano, José Manuel Iglesias “Príncipe Punky”, en la velada celebrada en el Polideportivo Barrio de las Flores en La Coruña (08/08) organizada por Planasbox y ante más de un millar de personas.

La defensa del título se le complicó demasiado a Xesús Ferreiro, que partía como claro favorito, pero ese rol se desvanecería tras el primer tañido de campana. Iglesias salió decidido a por la victoria, y a por su primer título como profesional, marcando su territorio con el uno-dos sobre el rostro del gallego, y golpeando abajo cuando el campeón subiese la guardia. Ferreiro no dejó que Iglesias tomará la iniciativa durante los tres primeros asaltos, tarea nada sencilla y para ello, el gallego se hizo dueño del centro del cuadrilátero y arremetió con mucha intensidad sobre Iglesias, arrinconándole contra las cuerdas para conectarle series de golpes, donde el croché voleado de Ferreiro era su principal arma.
Ambos muy ofensivos, ninguno esperaba sorprender al contragolpe, por lo que los cruces de golpes cada vez son más intensos y más frecuentes.

En el cuarto asalto, Iglesias tomaría las riendas del combate a base de golpear arriba y abajo a Ferreiro, que comenzaba a notar los impactos, y éste le pedía con señas que continuase golpeándole. La asfixiante presión de Iglesias no cesaba, y tras varias certeras combinaciones de golpes, a Ferreiro se le observaba en mal estado y buscando apoyo en las cuerdas para mantener la verticalidad, pero Iglesias no aprovecharía esa circunstancia, lo que permitió a Ferreiro continuar en pie.

Sería en el quinto asalto cuando Ferreiro besaría la lona. Tras superar la cuenta que le aplicaría Alfredo García, árbitro de la contienda, el gallego se encontraba en muy mal estado y de nuevo, Iglesias le perdonaría la vida. En el siguiente asalto, el asturiano seguiría llegando con muchísimo peligro pero no termina de ejecutar ese último golpe definitivo ante un Ferreiro completamente vulnerable.

A partir del séptimo asalto, el cansancio sería evidente en ambos púgiles y Ferreiro, sacando fuerzas de flaqueza, tomaría de nuevo el control del combate, siendo en el octavo donde conectaría varios golpes sobre Iglesias que le harían retroceder y apoyarse contra las cuerdas, encajando los golpes que le lanzaba el gallego. En el noveno, un Iglesias recuperado volvería a situarse como dominador y Ferreiro, sufriría de nuevo y comenzaría a padecer una incómoda hemorragia nasal. En el décimo y último asalto, a pesar de estar ambos agotados, cruzaron golpes sin cuartel hasta que sonó la campana dando por finalizado un combate que mantuvo en pie a todo el pabellón. Las cartulinas de los jueces fueron favorables por decisión unánime para Xesús Ferreiro: 95-94, 95-94 y 96-93.

No hay comentarios:

Publicar un comentario